El carácter español

por / Sábado, 21 febrero 2015 / Publicado enBlog

El verdadero carácter español.

Los españoles son muy cordiales, divertidos y sociables. Tratan a los turistas a menudo como amigos, son amables y con una gran sonrisa.

Forma de hablar:

Observar cómo se comunican entre sí, crea la impresión de que los participantes no se escuchan y hablan todos al mismo tiempo y además, muy rápido. La conversación siempre es animada y muy emocional. En el proceso de comunicación necesariamente cae alguna burla o broma.

Defectos:

En primer lugar se podría destacar su falta de puntualidad. Los españoles llegan tarde a todas partes: en la escuela, en la universidad o en el trabajo. Se considera normal tardar de 10 a 30 minutos, a excepción de aquellas empresas en las que la jornada laboral comienza a una hora determinada, y se les obliga a fichar, porque pueden ser despedidos por llegar tarde. En cuanto a las reuniones de negocios y la familia, no hace falta hablar. En esos casos lo que puede pasar es que lleguen tarde un par de horas, o incluso que no aparezcan en absoluto. A la pregunta: “¿Por qué?” vuestro interlocutor contesta inocentemente: “Lo siento, hoy no ha podido ser, lo dejamos para mañana”.

Además de todo esto, los españoles tienen la lengua muy desenfrenada. Por esto les encanta criticar a todo el mundo, empezando por sus propios amigos y familiares más cercanos y además les encanta usar un lenguaje fuerte. Al mismo tiempo, ninguno de ellos tiene el valor de decirle a la cara ni siquiera una pequeña parte de lo que dice detrás de su espalda.

Trabajo

En la vida diaria, los españoles son gente muy trabajadora. Cuando se trata del trabajo, están dispuestos a trabajar duro y dormir sólo 3 o 4 horas.  Si es su propio negocio, la mayoría de los españoles prefiere trabajar solo o con la familia, y si no tienen ayudantes cercanos, contratan a gente de fuera. Cabe señalar que los jefes a menudo realizan el mismo trabajo junto con sus empleados. Por ejemplo, el jefe del restaurante podría fácilmente servir a sus clientes, mientras que su esposa, fregar el suelo y lavar los platos. Y no es porque son incapaces de contratar a alguien, sólo creen que nadie puede hacer el trabajo mejor que ellos. Las horas de trabajo en las empresas ocupan entre 8 y 10 horas al día, en los restaurantes el horario es irregular. Si hay muchos pedidos y clientes, el horario podría empezar a las 7:00h de la mañana y prolongarse hasta las 01:00h de la madrugada, dejando un total de 2 horas para el desayuno, el almuerzo y la cena, aunque es tranquilizador porque se cobra por hora. Cuando escasean los pedidos, el trabajo puede durar sólo 2-3 horas.

Nacionalismo

En total en España hay diecisiete regiones y cada una tiene su propia capital, su bandera y su legislación. Muchas cuentan con su propio idioma. Pero a medida que se avanza cada vez más hacia el sur, y el sol calienta, el celo lingüístico enfría a los españoles o incluso se evapora, durante la siesta.

En el País Vasco, o como ellos llaman a su tierra natal, en Euskadi, todas las señales de tráfico están escritas en euskera. Ellos tienen su propia policía vasca, sus propios impuestos vascos, escuelas vascas, canal de televisión vasco y su propia banda terrorista ETA (“Euskadi Ta Askatasuna (expresión en euskera traducible al español como «País Vasco y Libertad»)”.

En Cataluña, con su capital en Barcelona, también prefieren hablar su propio idioma, y Dios no quiera que los hispanos no catalanes hablen en castellano.
Les disgusta que no se hable el catalán.

En Galicia la situación es similar.

Pero hay un pequeño “pero”. Pregunte a los catalanes, si son patriotas o nacionalistas y empezarán a convencerte de forma muy acalorada. Sólo que no hablarán de España sino de Cataluña.

 

Deja un comentario

SUBIR