Después de completar su curso de español en Bélgica, mi tía estaba entusiasmada por probar sus nuevas habilidades lingüísticas. Como es una entusiasta bailarina de tango, reservó un vuelo a Argentina para bailar sus vacaciones. Pero cuando llegó no pudo entender al taxista, y mucho menos a nadie más. Poco sabía, el español no es

SUBIR